Autoridades de la localidad mencionada enviaron un comunicado en el que reconocieron que la cifra de fallecidos aumentó significativamente. El ciclón tocará Canadá este sábado por la tarde.

 

El primer ministro de Bahamas, Hubert Minnis, informó que la cifra provisional de muertos se elevó de 30 a 43 tras el impacto sufrido por el paso del huracán Dorian en el archipiélago el fin de semana pasado, que este sábado por la tarde llegará a Canada, informaron medios locales.

"La pérdida de vidas que estamos experimentando es catastrófica y devastadora", afirmó Minnis en un comunicado, en el que reconoció que muchas personas siguen desaparecidas y que el número de fallecidos puede aumentar significativamente.

Muchas personas siguen desaparecidas.


De las 43 muertes, 35 ocurrieron en las islas Ábaco y 8 en Gran Bahama, las más afectadas por el paso de Dorian por el archipiélago, según detalló. Dorian impactó el fin de semana pasado en estas islas ubicadas en el norte de Bahamas como huracán categoría 5, la máxima en la escala de intensidad Saffir-Simpson, con vientos máximos sostenidos de hasta 295 kilómetros por hora.

El huracán, que días anteriores amenazaba los estados sureños de Estados Unidos, tocó este viernes tierra en Carolina del Norte debilitado a categoría 1, sin que reporte de víctimas mortales o de grandes daños.

Sin embargo, las lluvias fuertes dejaron unas 800 personas atrapadas en una isla de ese estado y a más de 200.000 sin energía eléctrica mientras avanza hacia Nueva Escocia ( Canada) por la costa este, con vientos máximos sostenidos de hasta 150 km/h.

Según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EEUU, Dorian cruzará Nueva Escocia este sábado por la tarde. En un fenómeno inusual para este tipo de tormentas, Dorian se quedó prácticamente inmóvil sobre estas islas caribeñas durante cerca de 36 horas, lo que generó un gran caos y destrucción.

Según reportes de los medios locales bahameños, cientos de sobrevivientes del huracán se refugiaron en las terminales aéreas y marítimas de estas islas con el objetivo de evacuar en dirección a Nassau, la capital del país.

Viviendas enteras quedaron destrozadas.

Las islas Ábaco y Gran Bahama dependen este sábado de la ayuda humanitaria para obtener comida, agua y generadores de luz. El jefe humanitario de la ONU, Mark Lowcock, dijo el miércoles pasado que el archipiélago "nunca vio nada de esta escala" tras definir como "enorme" el impacto de Dorian sobre el país caribeño.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »