Sandra Palomo había salido de su casa el sábado, rumbo a la panadería. Su cadáver fue encontrado un día después, cerca de un río, en el barrio Tres Cerritos. La autopsia reveló las causas de su deceso.

La angustia duró un día, pero el desenlace sin duda fue el menos esperado por su familia. Sandra Palomo, docente salteña, había salido de su casa en el barrio Tres Cerritos de Salta, el sábado al mediodía. Lo hizo a bordo de su camioneta, y el destino era la panadería. Pero algo cambió en el trayecto, y ella nunca volvió.

Su vehículo fue encontrado a la vera del camino el mismo sábado: en el interior había indicios de violencia. Un día después, su cuerpo boca abajo fue hallado en las inmediaciones del río Arenales, en el barrio Don Emilio, en el sur de la capital salteña. Lo que pasó en el medio sigue siendo una incógnita.

La fiscal penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, María Luján Sodero Calve, primero confirmó la identidad del cadáver asegurando que se trataba de la docente. Luego, tras realizarse la autopsia pertinente se develó que falleció por un "shock hipovolémico" debido a "heridas de arma blanca y golpes".

También se descartó que haya sido abusada sexualmente, pese a que trascendió que apareció con su ropa interior baja.

Guido, de 25 años, el mayor de tres hermanos, hijo de Palomo, después de reconocer el cuerpo confirmó al diario El Tribuno: "Es mi mamá, falleció desangrada en un lapso de cinco o diez minutos. No hubo forma de rescatarla". Los investigadores tratan de establecer quién se subió a la camioneta y porqué la atacaron con tanta saña.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »