INFO GENERAL

8 de agosto de 2019

Vladimir está solo,vive en la calle y necesita de todos

Desamparo: lo sacaron a golpes de su casa. Ocurre en Olivos, donde padece cada día a la intemperie.

Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

En la localidad bonaerense de Olivos, Vladimir padece cada día, a la intemperie, sin tener esperanza alguna de recuperar su vida o al menos reconstruirla, a no ser por la ayuda de sus vecinos, conocidos y amigos, la cual no es suficiente. El hombre, de avanzada edad, se encuentra en situación de calle desde hace varios meses, luego de que su hermano lo desterrara a golpes de la vivienda familiar, y fue en la calle donde perdió todas sus pertenencias, y clama por solidaridad.

En la esquina de Pelliza y Rosetti de la mencionada localidad, Vladimir halló su nueva morada, una silla deteriorada que apenas lo sostiene para que él pueda descansar e incluso dormir durante las noches. Una situación extrema que sufre el hombre, de unos 60 años, desde principios de año, cuando su hermano lo echó bajo métodos violentos de la casa familiar, en la cual también reside su madre, quien se halla postrada en una cama.

  Al respecto, Leonardo, conocido del sexagenario, quien diariamente le brinda asistencia alimentaria, reconoció a Crónica que "él vivía con su familia pero su hermano es agresivo y un día lo sacó a las piñas del lugar y le tiró todas sus cosas a la calle". Si bien radicó la denuncia correspondiente, hasta el momento ninguna autoridad tomó intervención alguna y el hombre continúa esperando sentado en una silla.

Sin embargo, su penar es aún más conmovedor y desgarrador por el desamparo familiar dado que no sólo su hermano le dio la espalda, sino también sus hijos.

Justamente sus pertenencias, principalmente las herramientas con las cuales llevaba a cabo su actividad laboral como electricista, le fueron sustraídas por los amigos de lo ajeno, quienes se aprovecharon de sus penurias, del hecho de vivir a la intemperie. Por esta razón, Vladimir "no tiene nada, ni una pensión, ni jubilación, nada. Camina un radio de diez cuadras pidiendo plata para poder comer porque ni siquiera puede trabajar ya que le robaron todo", remarcó Leonardo.

Sin embargo, su penar es aún más conmovedor y desgarrador por el desamparo familiar dado que no sólo su hermano le dio la espalda, sino también sus hijos. En este sentido, el joven que colabora diariamente con el indigente reconoció que "es penoso, más allá de los pormenores internos familiares, que ni siquiera sus hijos se acerquen para darle al menos un plato de comida".

En consecuencia, ante semejante panorama desolador, su fiel acompañante dejó en claro que "necesita alimentarse higienizarse, además tiene psoriasis, no es un hombre sano tampoco. Estamos hablando de una muy buena persona, honesta porque cuando pedía plata prestada, la devolvía, no es un delincuente y necesita ayuda", imploró Leonardo, quien todas las noches se encarga de entregarle su única comida, como el propio Vladimir lo reconoce.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »