Magdalena Leguizamón, de 66 años, había sido trasladada al Sanatorio Güemes de la Ciudad de Buenos Aires. No trascendió si el deceso estuvo vinculado al caso de mala praxis, que desató una ola de denuncias.

La mujer de 66 años a la que le habían amputado una pierna de forma equivocada en la "clínica del horror" de Berazategui, falleció luego de sufrir un paro cardiorrespiratorio en el sanatorio Güemes, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, al cual había sido trasladada en las últimas horas.

Magdalena Leguizamón era afiliada de PAMI, sufría de diabetes y tenía programada la operación de una pierna en el Nuevo Sanatorio Berazategui, pero los médicos a cargo de la intervención cortaron el miembro equivocado, algo de lo que se dieron cuenta los familiares una vez consumada la cirugía.

La jubilada murió anoche, alrededor de las 22.30, al sufrir un paro cardiorrespiratorio. Al cierre de esta edición no había trascendido si el deceso estuvo vinculado al caso de mala praxis que sufrió y por el que se disparó una ola de denuncias en el centro de salud berazateguense.

"Te voy a extrañar, te amo con todo mi corazón", escribió en sus redes sociales una hermana de Leguizamón, a modo de despedida, mientras que Analía, una de sus sobrinas, confirmó el fallecimiento y expresó: "Estamos todos muy tristes por la situación".

El caso de Leguizamón fue el primero de una serie de acusaciones contra la clínica de Avenida 14 y calle 141, en Berazategui, que tiene como imputados al traumatólogo Gonzalo Cardozo y al cirujano Rafael Marino Rico por "lesiones culposas", carátula que podría modificarse a raíz de la muerte.

La jubilada había sido internada el martes 16 de julio por una infección en el cuarto dedo del pie derecho y, tras haber perdido su pie en una operación similar que no surtió el efecto deseado, los profesionales del sanatorio le indicaron que el procedimiento debía extenderse hasta la rodilla, pero al practicarlo lo hicieron en la pierna sana.

Para colmo, en la Clínica Ceni de Quilmes, a la que fue trasladada posteriormente, aseveraron que no era necesaria ninguna mutilación. La causa está en manos de Karina Santolín, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 7 de Berazategui, quien investiga otras denuncias contra la denominada "clínica del horror".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »