El menor fue hallado muerto de treinta puntazos en un descampado de la ciudad santafesina. La mujer dijo que no tenía comunicación con su hijo desde que separó de su ex marido. 

La madre del niño que fue hallado asesinado de 30 puñaladas en un descampado de la ciudad santafesina de Recreo responsabilizó este viernes del hecho a su ex marido y a su actual pareja y sostuvo que su hijo sufría malos tratos por parte de ambos.

"Yo pido justicia por mi hijo y que los culpables paguen, especialmente el padre, culpable con la madrastra", aseguró María, madre de Diego Román, a Aire Digital de Santa Fe. 

Aparentemente Diego vivía con su papá, y sus cuatro hermanos,  su madrastra y los tres hijos que ella había tenido fruto de su relación anterior.

La mujer explicó que no tenía comunicación con sus hijos, entre ellos Diego, desde que se separó de su marido y lo acusó de "incomunicarla" con ellos.

"Las veces que vine a Recreo a visitar a mi familia, él me amenazó que no me acercara a los chicos porque yo para ellos ya estaba muerta. Intenté estar con ellos, los iba a ver a la canchita a la que siempre iban y ellos me miraban y lo veían a él y se iban lejos de mi", relató María.

Según la mujer, los chicos eran sometidos a malos tratos y su hija de nombre Juliana "se escapó hace seis meses" por ese motivo. Además de que la jóven había hecho la denuncia por la violencia física que el hombre ejercía sobre sus hermanos y ella. 


"Me dijo que se iba porque estaba cansada del maltrato del padre y me contó que la madrastra maltrataba a todos", destacó.

Sobre el día de la desaparición de Diego, dijo que su ex marido no le avisó nada y que se enteró por sus hermanas, sobrinos y amigos.

"Yo voy a hacer justicia por mi hijo, así tenga que hacer justicia por mano propia", advirtió la mujer, quien hacía cinco meses que no veía a su hijo.

María afirmó que hace cuatro años que está separada del padre del niño y que si bien al principio la relación era buena, cuando formó una nueva familia desapareció con los hijos y nunca la llamó para informarle.

"Cada vez que intentaba hablar con él, me insultaba, y para que los chicos no tengan problema con él, yo me alejé", agregó la mujer, quien dijo que pedirá a la Justicia que le dé la tenencia de sus otros dos hijos.

El día miércoles a la salida de la escuela, fue a un comedor a recibir la merienda, y luego a jugar al fútbol. A partir de allí no se supo más sobre su paradero, hasta este viernes cuando se conoció el fatal desenlace.

El cuerpo sin vida de Diego fue encontrado en un descampado, semi desnudo con graves heridas de arma blanca, y golpes. Por el momento se desconoce si sufrió abuso sexual. Pero una de las hipótesis es que el menor fue asesinado en otro lado, y luego el cadáver fue abandonado en el descampado.
 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »