A través de un extenso texto, los dirigentes denunciaron además una ola de ataques sobre locales partidarios en Tucumán, Bahía Blanca, Quilmes y Villa Ortúzar, entre otros.

El fundador del Partido Obrero (PO), Jorge Altamira, y el economista y ex legislador Marcelo Ramal negaron que vayan a irse para "formar su propia organización" y en medio de la crisis desatada en esa agrupación troskista denunciaron que quieren expulsarlos por "hacer públicas posiciones contrarias" a la conducción.

Así salieron al cruce de la conducción oficial del PO, que había dicho que Altamira, Ramal, Juan Ferro, Daniel Blanco y Julio Quintana decidieron armar su propio espacio tras ser apartados de la directiva partidaria.

"Denunciamos que la invocación al programa del Partido Obrero y la CRCI que realiza el grupo de Altamira es una coartada para justificar su política rupturista", afirmó el Comité Central (CC) del PO en un comunicado.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »