El seleccionado argentino trabajó en el predio de Ezeiza por primera vez con los 22 de los 23 futbolistas que participarán de la Copa América Brasil 2019 y todos ellos fueron sorprendidos por un control antidoping ordenado por la Conmebol.

Sólo faltó el arquero de Boca Juniors Esteban Andrada, que se sumará al grupo recién mañana debido a que el cuerpo técnico decidió darle un día de descanso tras perder anoche con Tigre la final de la Copa de la Superliga, en Córdoba.

El plantel "albiceleste" recibió esta tarde al joven defensor Juan Foyth, del Tottenham Hotspur de Inglaterra, que el sábado pasado estuvo afectado a la final de la Liga de Campeones de Europa ante Liverpool en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid.

También se entrenó el recientemente convocado Guido Pizarro, volante de Tigres de Monterrey, que será el reemplazante de Exequiel Palacios, desgarrado en el isquiotibial izquierdo.

El director técnico Lionel Scaloni diseñó un ejercicio táctico de ataque por las bandas, en el cual los futbolistas -divididos en pequeños grupos- cumplieron distintos roles.

Así, Leandro Paredes y luego Lionel Messi fueron los encargados de iniciar cada jugada por el centro del campo, con apertura aleatoria hacia los costados, donde desbordaban Rodrigo De Paul y Roberto Pereyra -por derecha- más Ángel Di María y Giovanni Lo Celso -por izquierda-.

En el área contrarrestaban las acciones el arquero Franco Armani y los defensores, todos diferenciados con pechera amarilla.

El delantero Sergio "Kun" Agüero no formó parte de esa tarea y realizó un trote liviano por el perímetro del campo de juego debido a una molestia en la rodilla izquierda que no reviste gravedad, según informó la AFA.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »