La joven tenía 15 años cuando sufrió un aneurisma cerebral. Su exitosa recuperación es considerada un "milagro". Conocé su historia.

Chloe Gallagher tenía 15 años cuando llegó a su casa en Ontario, Canadá, de la escuela con un terrible dolor decabezay con la visión borrosa y con "la sensación de que su cerebro explotaría".

Con todo y el dolor, la joven se puso a hacer tarea y a chatear con sus amigos en el celular, al pasar de los minutos, el sufrimiento no frenaba y para descansar, se puso a ver televisión: "De pronto, la pantalla de la TV y de mi celular comenzaron a ponerse borrosas y sentí que mi cabezaexplotaría literalmente", explicó al portal MDWfeatures.

"No puedo describir el dolor que sentí ese día. Me levanté para ir al teléfono de la cocina porque no podía ver la pantalla de mi celular, pero cuando me paré de mi cama me caí. En ese momento me di cuenta que no podía caminar", expresó.

Consideran a adolescente como "milagrosa" por sobrevivir a aneurisma.

Si bien se encontraba sola en ese momento, consiguió pedirle ayuda a su papá por el móvil, aunque no tiene idea cómo lo logró, ya que cree que fue gracias a la "memoria muscular". Entonces, su padre le pidió a su hermano que la socorriera y pidiera una ambulancia. Cuando arribaron al lugar hallaron a Chloe tirada en el piso gritando de dolor.

Al ingresar al hospital, los doctores tomaron una tomografía de su cerebro la cual mostraba un aneurisma que llenó de sangre su cabeza. Para poder de salvarla, recibió una craneotomía descompresiva de emergencia para reducir la hinchazón en su cerebro y se le extrajo un pedazo de hueso del tamaño de su mano.

Después de la cirugía, tuvieron que ponerla en coma por tres días. No obstante, sus papas se prepararon para lo peor, ya que los doctores predijeron que Chloe terminaría con daño cerebral permanente.

Cuando la chica despertó del coma, estaba rodeada de doctores y familia, quienes comenzaron a llorar de felicidad. Ella no comprendía lo que había sucedido, pero afirmo que: "Una vez que me dijeron, comencé a llorar y los abracé. Después les pregunté si hice algo para causar eso y si sabían qué pasaría ahora".

Nuevo años después, se esfuerza para ser enfermera.

"Tenía un dolor intenso luego de despertar, además de visión doble y estaba bizca. La visión doble desapareció y el lado izquierdo mejoró levemente, pero hasta este día todavía me queda la pérdida de visión periférica", explicó.

Aunque se recuperó, Chloe, de ahora 24 años, desarrolló epilepsia y hasta la fecha sufrió entre diez y 15 convulsiones. También, le realizaron otra cirugía para quitarle otro pedazo de hueso.

Por su mejoría, es considerada en el Hospital Universitario de London, Ontario, como una "paciente milagrosa". Además, la joven nunca bajó los brazos y ahora se encuentra mirando hacia el futuro y espera convertirse en enfermera.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »