Prófugo desde marzo, el ladrón fue arrestado en el partido bonaerense de Tigre y tiene una condena en suspenso, a 3 años de prisión, por haber cometido un total de 12 asaltos en Capital Federal en 2018.

El motochorro condenado a tres años de prisión en suspenso que estaba prófugo de la Justicia desde marzo tras haber cometido una docena de robos en distintos barrios en 2018, nueve de éstos el mismo día, fue detenido en las últimas horas en el partido bonaerense de Tigre, informaron fuentes policiales.

Se trata de Leandro Bazán (26), quien se encontraba alojado en el domicilio de uno de sus mejores amigos, ubicado en el arroyo El Banco, distante a uno 500 metros del rio Paraná de las Palmas. 

La vivienda fue allanada el viernes por la tarde y el motochorro fue detenido y trasladado por el personal de la Dirección Operaciones Anticrimen de la Policía de la Ciudad hasta la Capital Federal, donde quedó a disposición de la Justicia.

"Estamos ocupados en luchar contra los motochorros y no vamos a parar hasta meterlos a todos presos. Para eso, conformamos un nuevo despliegue con más efectivos y motos que recorren todos los barrios de la ciudad", sostuvo el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, también a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad.

La prisión preventiva de Bazán había sido solicitada por el fiscal de Saavedra y Núñez, José María Campagnoli, pero no fue aplicada por el juez de instrucción Pablo Ormaechea cuando éste lo procesó por "robo simple reiterado en doce oportunidades". Entonces, Campagnoli apeló la medida y el 5 de abril último, la sala IV de la Cámara del Crimen, integrada por los jueces Carlos Alberto González e Ignacio Rodríguez Varela, le envió el expediente al magistrado para que libre la orden de detención.

Desde entonces, los detectives de la Policía de la Ciudad comenzaron a realizar distintas tareas de inteligencia para dar con Bazán, hallado finalmente en una isla del Delta.

Nueve de los robos atribuidos al ahora detenido ocurrieron en el transcurso de un solo día, en septiembre de 2018, y en aquel momento el motochorro fue detenido y tenía en su poder diez celulares, aunque luego fue liberado.

En tanto, en marzo de este año, Bazán fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 18 a tres años de prisión en suspenso, a cambio de hacer tareas comunitarias y la prohibición de manejar motos por dos años, por dos hechos similares ocurridos también en 2018, como puntualizó la Cámara en su fallo y como lo había hecho el fiscal Campagnoli en su recurso.



En la resolución, los magistrados consideraron que correspondía la detención y prisión preventiva de Bazán porque no es posible disipar los riesgos procesales con medidas de menos intensidad y destacaron que, de dictarse una nueva sentencia, ya no podrá ser de cumplimiento condicional.  

Tuvieron en cuenta, además, "el significativo número de delitos contra la propiedad perpetrados en escaso tiempo" y afirmaron que "se adunan las particularidades de su comisión, pues arremetía contra sus víctimas arrebatándoles sus pertenencias, siendo que tal violencia se ha visto incrementada en todos los casos por el uso de una motocicleta de gran cilindrada, a bordo de la cual se acercaba por detrás, tomándolas por sorpresa mientras ellas caminaban por la vereda"

También destacaron que en uno de los casos abordó a un niño y que todos los episodios fueron en horario nocturno.  Y, señalaron "la grave y reiterada infracción" que implica circular por la vereda y que "en más de una ocasión la fuga fue realizada en contramano", lo que refleja "una conducta desaprensiva no sólo en perjuicio de sus ocasionales damnificados sino de otros transeúntes".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »