La madre del menor de 2 años y su pareja habían afirmado que la tragedia había sucedido porque el chico se atragantado ingiriendo el vital alimento, pero durante la autopsia se descubrió que había sido brutalmente castigado.

Una mujer embarazada y su pareja fueron detenidos el último martes acusados de matar a golpes al hijo de ella, de dos años, luego de denunciar que se había ahogado cuando tomaba leche.

El episodio ocurrió el domingo último en una casa del barrio San Carlos del partido bonaerense de Moreno, y la policía tomó conocimiento tras un llamado de la madre del pibe, en el que indicó que se había ahogado cuando tomaba leche.

Inmediatamente, los bomberos voluntarios de Moreno trasladaron al menor al Hospital Luciano de la Vega, aunque ya había fallecido.

En el centro asistencial, los médicos alertaron a la policía y a la Justicia ante sospechas de que la muerte no había sido accidental.

La pareja fue demorada y si bien no declaró ante la Justicia, al llegar la policía dijo que lo zamarrearon para que volviera en sí y que los vecinos le hicieron maniobras de reanimación y que por eso tenía moretones en el pecho y los brazos.

La fiscal de Moreno, Luisa Pontecorvo, determinó mediante la autopsia que el menor murió a raíz de los golpes recibidos en el pecho, la espalda y brazos, ya que presentaba varias costillas fracturadas y golpes de vieja data.

Por tal motivo, ordenó la inmediata detención de la pareja y su traslado a una dependencia policial, donde quedó alojada acusada de homicidio agravado por el vínculo, ensañamiento y alevosía, dijeron las fuentes consultadas.

Las fuentes añadieron que la mujer de 24 años, había sido denunciada por maltratar a sus hijos y que, por ese motivo, había perdido la tenencia de una de sus hijas, de 7 años.

Su pareja, en tanto, no es el padre biológico y también tenía denuncias en la justicia pero por violencia de género, agregaron los voceros.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »