Funcionarios y candidatos afinaron la estrategia electoral.

La gobernadora bonaerense y el presidente se reunieron en la Quinta Presidencial de Olivos con los dirigentes que aspiran a gobernar en territorios donde ahora manda el peronismo.

Por Damián Juárez

La provincia de Bs As es el distrito clave para ganar las elecciones presidenciales. Por eso, el presidente Mauricio Macri y la gobernadora Maria Eugenia Vidal citaron a la quinta de Olivos a los candidatos a intendentes del distrito que aspiran a ganar en territorios que hoy son gobernados por el PJ.

Son unos 70 postulantes, llamados "los sin tierra", porque justamente no tienen "territorio" y aspiran a ser gobierno allí donde por ahora manda el peronismo, en un distrito donde Vidal se juega su continuidad como gobernadora y Macri como presidente, frente a una Cristina que mide bien, sobre todo en el conurbano.

Primero hubo almuerzo, luego una mesa en forma de "U" y a los postres hablaron los dos jefes de gabinete: el nacional, Marcos Peña, y el provincial, Federico Salvai.

En esta última parte se repasaron los discursos y estrategias específicos de la campaña, cómo contestar las preguntas sobre la situación económica y se está pensando una estrategia de vinculación con los vecinos diferente al timbreo, de momento suspendido.

Vidal fue la encargada de dar aliento a los candidatos: "La Provincia es el distrito mas difícil del pais y estamos peleando contra muchas décadas de fracaso", arrancó.

"Elegimos la dificultad porque no queríamos ser más espectadores. No queríamos que la política que venía gobernando la provincia siguiera tomando decisiones por nosotros. Tenemos que tener coherencia y perseverancia", agregó la mandataria.

Ante los aspirantes a intendentes, Vidal aseguró que "el liderazgo es de ustedes. No sólo mío y del Presidente. Y vamos a convocar a los argentinos que lideren también este cambio".

La gobernadora también repartió críticas a la gestión K: "No querían hacer nada que no fuera visible y de corto plazo. Por eso no se cambiaban los caños para que haya agua potable en los barrios". 

A la hora de explicar el discurso de campaña, Vidal manifestó que "nuestra gesta es explicarle a la gente que estamos haciendo lo que hay que hacer de verdad. El cambio es el de la no resignación".

También pidió que los candidatos recalquen que "nada de lo que hicimos en la provincia hubiera sido posible sin el acompañamiento del Presidente y lo mismo vale para la pelea contra las mafias".

Por último, consideró que "no hay que achicarse" y opinó que "el punto de partida es mucho mejor que el del 2015".

Economía vs. corrupción 

Ahora, los casi 70 intendentes "sin tierra" que escucharon a las principales figuras de Cambiemos deberán salir a la calle a hablar con los vecinos y repetir el libreto de campaña, que básicamente marca que "la situación es mala, pero la cosa va a mejorar".

El kirchnerismo será muy duro en los discursos respecto de la plata que no alcanza y el oficialismo responderá con denuncias de corrupción. En el medio, los bonaerenses tendrán en sus manos varias elecciones: la de gobernador y la de intendentes, pero sobre todo la nacional. El 40% de los votos a nivel país habitan el amplio territorio de la provincia.

Compartir

Comentarios