POLITICA

9 de abril de 2019

Gobierno “festeja” caída de Cristina en las urnas

Francisco Quintana

Cambiemos invisibiliza candidatos en las provincias y disimula derrota propia. Alivio por impacto político de comicios en Río Negro y Chubut sobre la economía.

La Casa Rosada se conforma con que no ganen los candidatos de Cristina. “La estrategia funcionó”, fue la frase que más repetían ayer funcionarios nacionales en Casa Rosada. Sin chances en ninguna de las dos provincias, las victorias de Mariano Arcioni en las PASO de Chubut y la elección de Arabela Carreras como nueva gobernadora de Río Negro tuvieron una interpretación unidireccional en la cúpula de Cambiemos: el ciclo de Cristina de Kirchner está terminado. Sin embargo, nadie arrojaba ayer certezas sobre el futuro del ciclo de Mauricio Macri.

Con el dólar más pendiente de la política que de la economía, el oficialismo respiró con el resultado de los comicios patagónicos. “¿Te imaginas lo que hubiese pasado si en Neuquén ganaba el kirchnerista Ramón Ríoseco; en Chubut, Carlos Linares y en Río Negro, Martín Soria?”, se jactaba anoche un operador del Poder Ejecutivo Nacional. Para la Casa Rosada, la derrota de los candidatos de Cambiemos era previsible mientras que los postulantes del kirchnerismo contaban con chances de imponerse en las urnas. Por eso las derrotas de Soria y Linares -sumada a la caída de Rioseco en Neuquén ante el popular neuquino Omar Gutiérrez- fueron casi celebradas como un triunfo propio.

Básicamente, el oficialismo mantiene abierta la pelea nacional de cara a las presidenciales de octubre y enfoca la tendencia electoral en los triunfos de los oficialismos locales.

En Río Negro, la candidata radical de Cambiemos, Lorena Matzen quedó tercera con apenas el 5,67%. Al reconocer la derrota, aprovechó para expresar su malestar por el doble juego de la Casa Rosada y calificó de “lamentable” que allí “se festeje” un triunfo de un candidato ajeno a Cambiemos. “Lamento mucho que se festeje desde la Rosada porque desde acá estuvimos defendiendo las banderas del Gobierno nacional. Especialmente algunos dirigentes que expresaron su acompañamiento al espacio que hoy gobierna. Eso me parece lamentable”, señaló la candidata de Cambiemos.

En Chubut, sin embargo, el primero que festejó fue Sergio Massa quien considera a Arcioni uno de los gobernadores más alineados con Alternativa Federal. El gobernador de Chubut fue el candidato más votado en las PASO provinciales, aunque la interna del peronismo, en la que se impuso Linares, recolectó más votos que el oficialismo. El peronismo (Frente Patriótico Chubutense) sumó entre sus tres candidatos el 32,66 por ciento de los votos, mientras que Arcioni (Alianza Chubut al Frente) obtuvo el 31,84% de los votos, de acuerdo con el recuento provisorio. En tanto, el tercer espacio que apareció en el podio es Cambiemos con el 14,01%, representado con la postulación del radical Alberto Menna, quien a nivel individual, sin embargo, quedaba de momento ubicado en segundo lugar detrás del actual gobernador.

Desde el Gobierno nacional, destacaron que Macri no había pisado ni Río Negro ni Chubut durante la campaña. Como si eso fuera un mérito o parte de una estrategia para invisibilizar a los candidatos propios. El secretario General del PRO y vicepresidente primero de la Legislatura porteña, Francisco Quintana, fue uno de los pocos funcionarios de Cambiemos en analizar públicamente los últimos resultados electorales y destacó que el triunfo de los oficialismos locales permiten pensar en que muchos “elijan la continuidad provincial y nacional”. “Casualmente se trata de provincias cuyos gobernadores no tienen una referencia nacional marcada, lo que podría llevar en la práctica a un voto cruzado y a que muchos neuquinos y muchos rionegrinos elijan la continuidad provincial y nacional”, señaló Quintana.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »