La oficial asesinada será ascendida y velada con honores

La familia de la policía que falleció tras ser baleada en Ituzaingó cuando iba a tomarse un colectivo tomó esta decisión cuando la joven se encontraba con muerte cerebral.

Lourdes Espíndola, la policía de 25 años que fue asesinada el sábado en el del distrito bonaerense Ituzaingó, tenía muerte cerebral y su familia decidió donar sus órganos.

Este lunes por la tarde, se le practicó la ablación de los órganos y ahora, su marido, Fernando Altamirano, espera por el finalice la autopsia para poder velarla.

Una unidad del Centro Único de Ablación e Implante de la provincia de Buenos Aires (Cucaiba) llegó durante esta jornada al Hospital Posadas, donde Lourdes se encontraba internada con muerte cerebral luego de ser baleada mientras esperaba el colectivo tras realizar tareas adicionales.

La joven había ingresado en la Policía Bonaerense en junio de 2015 y desde septiembre del año pasado, prestaba servicios en el Comando de Patrullas de Moreno.

El sábado, cuando fue asesinada venía de realizar un adicional en la estación de peaje Quintana en la Autopista del Oeste.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »