Por no acatar la conciliación obligatoria, las autoridades harían efectiva una multa a Suteba. El paro afectará desde este lunes a cinco distritos, incluida la Capital Federal.

La prolongada discusión por los salarios docentes en la Provincia derivó en un conflicto nacional: Ctera dispuso un paro de 48 horasa partir de este lunes, que abarca a Buenos Aires, Capital Federal, Chaco y Santa Cruz y Tierra del Fuego.

En territorio bonaerense la mayoría de los gremios acató una conciliación obligatoria dispuesta por el Ministerio de Trabajo y dejó en suspenso una huelga de tres días, convocada la semana pasada. Pero el Suteba, que conduce Roberto Baradel, decidió adherir a la medida de la central nacional y entonces podrían registrarse inconvenientes para el dictado de clases en la reanudación del ciclo lectivo tras las vacaciones de invierno.

El endurecimiento de la postura de Suteba pone a la entidad en una situación de infracción, según dijeron en La Plata. Porque estaría desobedeciendo la conciliación y determinaría una sanción –prevista en la Ley 26.941- que podría aplicar una multa de 600 millones de pesos para el sindicato. Fuentes del ámbito laboral explicaron que “el incumplimiento a una conciliación obligatoria es una infracción grave. Se contempla una multa por trabajador que se puede fijar entre un 50 y un 2.000 % del salario mínimo, que hoy está en 10.000 pesos”. Si se computa que Suteba tiene casi 120 mil afiliados activos y jubilados se llegaría a ese monto, si se impone el mínimo del rango previsto.

Las otras entidades docentes provinciales –FEB, Sadop, UDA, Udocba y Amet- resolvieron acatar la resolución del Ministerio y no harán paro. La conciliación implica una suspensión por 15 días hábiles de cualquier medida que modifique la situación anterior y obliga a las partes a sentarse en audiencias para tratar de resolver el conflicto. “Esperamos que en esta nueva instancia el gobierno haga ofertas superadoras y que conformen los reclamos de los docentes”, reclamaron las entidades.

Por primera vez desde que comenzó la puja salarial, los gremios toman caminos diferentes. “Suteba tuvo que apelar al sello de Ctera para buscar una salida política”, argumentaron fuentes del gobierno provincial.

En el entorno de Baradel sostienen que sumarse al paro de hoy no implica desobedecer la conciliación. Una postura difícil de explicar. Entienden que se trata de dos planos diferentes. La protesta de Ctera, de 48 horas, ampara a los docentes a realizar paro. Y Suteba aún no se expidió sobre la huelga de 72 horas que dispuso el jueves pasado. El argumento es el ataque a la decisión provincial: “Para dictar esa medida debieron convocar a una audiencia previa. Vamos a recurrir a la Justicia. Las autoridades no cumplen con un requisito de la Ley de Paritaria Provincial que obliga a conformar un “órgano independiente” para dirimir estos conflictos”. Consideran que el Estado es –en esta disputa- “juez y parte”.

Pero las autoridades están dispuestas a ir a fondo con las sanciones. “Revisaremos el acatamiento del lunes y martes. Y el miércoles comenzaremos con el procedimiento de multa. En el caso de Suteba, sería reincidente, porque el año pasado también fue multado”, explicaron.

Anoche, Baradel dijo que “desde hace tiempo pedimos una negociación en serio. Sin mordazas y sin intentos de disciplinamiento. Hubo más de 90 días sin llamados a reuniones y sin medidas de fuerza. Exigimos respeto de las autoridades”. En lo que va del año hubo 12 paros en la Provincia.

Desde febrero, cuando se sentaron por primera vez a negociar, hubo 17 reuniones y 8 ofertas del gobierno. Hace una semana fue el último intento por destrabar la paritaria que debe resolver el aumento para casi 300 mil docentes de Buenos Aires. El gobierno de María Eugenia Vidal propuso un incremento de 15% semestral; un suplemento de 1,7 por “material didáctico” y el compromiso de retomar la negociación a fines de agosto. El Frente de Unidad Gremial (FEB, Suteba, Uda, Amet, Udocba, Sadop) reclamaba 30% de mejora y una cláusula automática de ajuste por inflación.

En la semana previa al comienzo de las clases, el gobierno liquidó “a cuenta de futuros aumentos” un 5% más en los haberes de maestros y profesores. Hasta junio, se habían concretado pagos parciales que llegaron al 10%. Y además, anticiparon el pago de los sueldos de julio, que ingresaron a las cuentas el viernes 27, casi 10 días antes que lo habitual.

Fuente:Clarin por Fabián Debesa

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »