En Manhattan, el ministro de Hacienda y Finanzas busca convencer a altos ejecutivos estadounidenses de que Argentina respetará sus compromisos con el FMI.

Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

La que pasó fue la semana en la cual el gobierno nacional logró calmar el dólar y estabilizarlo en una franja entre 28 y 29 pesos. Era el objetivo que había fijado el presidente Mauricio Macri: sin mercados tranquilos, nada puede planificarse en términos económicos ni a mediano ni a largo plazo.

Superada, al menos momentáneamente, la corrida del billete verde, el gobierno ahora intenta que los fondos de inversión vuelvan a confiar en Argentina y traigan el dinero que se llevaron en su momento. Esa es la misión que tiene el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, quien por estas horas se reúne en Manhattan con altos ejecutivos de Wall Street.

El funcionario llevó una presentación denominada "Argentina tras el acuerdo con el FMI". En síntesis, allí se sostiene que se van a cumplir las pautas acordadas con el Fondo Monetario, que implican un ajuste de la economía para reducir el déficit fiscal.

En la letra chica, el ministro intentará convencer a potenciales inversionistas en Argentina que el país honrará sus compromisos, a pesar de que 2019 es un año electoral, donde los presupuestos no se suelen respetar y donde se gasta de más para que la gente llegue contenta a las urnas.

Dujovne aprovechará para estar 48 horas en Nueva York, dado que mañana es feriado en nuestro país por el aniversario de la Independencia, pero es un día laborable normal en Estados Unidos.

En tanto, entre los inversores reina la cautela, ya que aún quieren ver cómo hará el gobierno para bajar el déficit del 2,7% este año hasta el 1,3% en el año próximo. Esto implica convencer a todos los gobernadores, a cientos de intendentes y también a la larga estructura del gobierno nacional de tomar el lápiz rojo y recortar partidas, subsidios, obras y salarios, algo muy complicado de hacer cuando arranque la campaña electoral para renovar cargos, seguramente en pleno verano.

Desactivar las bombas

El gobierno, en el aspecto económico, apenas respiró esta semana, cuando pudo domar al dólar y la Bolsa de Comercio acumuló algunas ruedas consecutivas en alza. Sin embargo, todavía queda un amplio camino por recorrer. La inflación sigue por las nubes, la economía está empantanada y la "bomba" que representan las Lebac se va desarmando muy lentamente.

Asimismo, ya se está enfrentando la reapertura de paritarias -algunos gremios grandes pasaron del 15% al 25- ante una inflación que a principio de año se calculaba en el orden del 17% y que terminará finalmente más en alrededor del 30. Además, este año el país crecerá un 1%, menos que lo anticipado.

La idea es que el 2019 deje un crecimiento del 2%, que bien podría venir de la mano de una fuerte recuperación del campo, en especial de la cosecha de soja, que este año resultó muy castigada por la sequía. Parafraseando a Macri, Dujovne les dirá a los inversores que lo peor de la corrida ya pasó. También repetirá hasta el cansancio que el gobierno hará los deberes comprometidos con el Fondo y que la Argentina ya es un lugar confiable para invertir. Los próximos meses dirán si le creen. En las entrevistas que mantendrá el ministro no faltará la consulta que los inversores norteamericanos siempre hacen, y que tiene que ver con la posibilidad de que el peronismo vuelva al poder el año próximo. La respuesta a eso la darán los ciudadanos argentinos recién dentro de 15 meses.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »