Existen pautas para evitar engaños, advertencias a tener en cuenta para no ser estafado y mucha más información, publica el suplemento

En la actualidad, las compras por internet suelen ser la forma más rápida y simple de adquirir productos. Sin embargo, muchas personas ven con ojos desconfiados esta modalidad. Si uno es cauteloso y tiene en cuenta ciertos consejos, las posibilidades de que la compra salga mal se reduce a prácticamente nulas.

Por una parte, esta forma de adquirir productos y servicios tiene la particularidad de ser fácil, rápida y práctica. Por otro lado, los compradores temen que su depósito no llegue a destino o, pero aún, ser estafados.

El caso más común de estafa es el llamado "fraude de tarjeta no presente" y ocurre cuando los datos del titular de la cuenta del banco son robados y usados de manera ilegal por otra persona. Suele suceder a través de correos electrónicos cuyo remitente no se identifica, quien busca engañar al receptor suplantando la identidad de la víctima.

Las compras en internet constan normalmente de dos pasos. Primero, se lleva a cabo una autorización de la transacción, que implica ingresar los datos de la tarjeta con la que se efectuará dicha compra. En un segundo paso se lleva a cabo es el pago, es decir, el envío del dinero.

Distintas marcas bancarias y empresas que se dedican a esta modalidad de compra presentaron una serie de recomendaciones para que los clientes no sufran estafas y puedan comprar de forma segura.

En primer lugar, se recomienda que los usuarios no respondan ni hagan clic a enlaces de emails. Los estafadores suelen usar técnicas para hacerse pasar por un representante del banco para poder sacar los datos personales del comprador. En caso de que aparezca un aviso de este tipo, lo recomendable es contactarse con la unidad bancaria e informarle la situación.

Otro punto a tener en cuenta es que la página web donde se está realizando la compra sea segura y comience con "https://". Es vital prestar atención al enlace del sitio, ya que el protocolo "https://" significa que la página es segura. El usuario debe revisar errores gramaticales, ya que son una característica puntual de los sitios fraudulentos.

También es conveniente borrar los datos de navegación después de efectuar la compra, especialmente si el pago se realizó desde una computadora a la cual tiene acceso muchas personas.

Un último consejo es que se use una tarjeta de crédito virtual, la cual funciona a través de un número vinculado a la tarjeta real, y tiene un límite de gasto y una fecha de caducidad, de manera que se pueden hacer compras de una manera mucho más segura.

Existen plataformas como "Privacy", de Google Chrome, que permiten colocar cierta cantidad de dinero en la tarjeta virtual e incluso cancelarla de manera automática una vez finalizadas las transacciones en cuestión.

También se pueden usar servicios como PayPal, Amazon Pay y Apple Pay, que son más seguros que otros sistemas de pago.

Por último, vale la pena recordar que es mejor usar tarjetas de crédito que de débito para pagar por internet, ya que el nivel de protección es mucho mayor.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »