El ex gobernador de Buenos Aires sostiene que Mauricio Macri debe revertir los recortes.

El diputado nacional del FR por la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, criticó duramente el acuerdo con el FMI que realizó el gobierno nacional y manifestó su preocupación por las consecuencias que tendrá en el país. "Las exigencias del FMI implican profundizar un ajuste tan brutal como el del gobierno de De la Rúa, el final es previsible, volver a transitar una crisis extrema", afirmó.

El dirigente peronista juega fuerte con miras al 2019. Esta semana blanqueó su intención de ser candidato y criticó a aquel "que trabaja para que haya dos peronismos, trabaja para (Mauricio) Macri"; en clara referencia al líder del Frente Renovador (FR) Sergio Massa que se mantiene alejado de una posible unidad.

"Yo no quiero ir a una elección con dos peronismos. El que trabaja para que haya dos peronismos trabaja para Macri. Y yo quiero ganarle a Macri representando a un peronismo unido", afirmó Solá.

En plena recesión económica, producto de la crisis cambiaria y casi crisis financiera, Solá opinó sobre recurrir a un prestamista "de última instancia como es el Fondo Monetario Internacional".

"Rechazar el acuerdo con el FMI es el primer paso para que el gobierno revierta una agenda de recortes más severa que la que le fuera impuesta a Grecia, un país sumergido en un ajuste con enormes costos sociales", analizó.

En esta sentido, agregó que "es tiempo de romper con una realidad que nos impone una sociedad empobrecida, de desempleo creciente, de menor actividad económica, con un default de deuda que acecha, y un Estado que se subordina al
FMI y a los fondos de inversión", explicó el legislador.

Para Solá "no hay un único camino como el gobierno desea imponerle a la sociedad. Es fundamental generar un programa que, en lugar de disminuir sólo el gasto, nos permita proyectar una señal de mejora de los ingresos públicos luchando contra la evasión, la efusión, el fraude impositivo y la fuga de capitales".

Por último, concluyó: "El acuerdo y sus condiciones implicarán que nuestro país se encamine a una realidad social tan grave como la del 2001. Es imperioso construir consensos sociales que permitan obstruir cualquier intento de imponer políticas de un brutal ajuste a la mayoría de las argentinas y argentinos. Callar es condenar a nuestro país y permitir que nos roben el futuro".

Alternativa

En vez de concentrar los esfuerzos en bajar el gasto, Solá plantea "proyectar una señal de mejora de los ingresos públicos luchando contra la evasión, el fraude impositivo y la fuga de capitales".  

Compartir

Comentarios