El debate por la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo comenzó a exponer las grietas que hay en distintos bloques con un tema que está en boca de todos y sensibiliza a la sociedad. Miguel Pichetto y José Mayans protagonizaron un intenso intercambio de opiniones.

Por Luis Mendoza
lmendoza@cronica.com.ar

El debate por la legalización del aborto en el Senado comenzó este miércoles a exponer grietas en los distintos bloques y en el caso de los justicialistas de Argentina Federal, tuvo por protagonistas a Miguel Pichetto y José Mayans.

"En el sector público no podría haber ningún tipo de objeción de conciencia. Si usted trabaja en el sector público está obligada a cumplir la ley", cruzó el presidente del bloque justicialista a la médica ginecóloga María de los Ángeles Carmona, del Colegio de Médicos de la provincia de Buenos Aires.

La facultativa señaló, sobre la objeción de conciencia establecida en el proyecto sancionado por la Cámara de Diputados, que "los médicos no podemos trabajar bajo presión de cárcel".

El cruce se dio cuando Pichetto, abanderado de los senadores que están a favor del proyecto votado por Diputados, visiblemente molesto rechazó los argumentos de la médica, señalando que a su juicio, hay "dramatización" por parte de los profesionales de la salud en ese punto.

Pichetto (a favor del proyecto) fue acusado por Mayans (en contra) de "carear" a una expositora.

Reconoció que si bien se trata de un tema que merece un análisis más profundo, actualmente los médicos "muchas veces, con este argumento, dejan en indefensión a chicas víctimas de violación". Reclamó entonces un mayor compromiso del Estado para "tener una mirada más amplia y humana".

Sentado a su lado, Mayans manifestó que disentía con los dichos del presidente de su bloque. "Acá todos estamos obligados a cumplir la Constitución y las leyes, todos, el sector público y el sector privado. No es que sale una ley para el sector público o para el sector privado", replicó el formoseño.

Pero fue más allá el senador peronista, al señalar que "acá somos más benignos con delincuentes y criminales a los que les damos la posibilidad de reinsertarse en la sociedad, y a un inocente directamente se los mata".

"Yo sostengo que el Estado no puede obligar a matar a nadie", enfatizó, y sostuvo que en la Cámara Baja la media sanción "salió con votos a favor forzados", recordando así los cambios que se dieron en la madrugada del 14 de junio, cuando legisladores peronistas de La Pampa anunciaron que votarían a favor del proyecto.

El debate

En la segunda reunión informativa de las comisiones de Salud, Justicia y Asuntos Penales, y Asuntos Constitucionales realizada en el Salón Illia del Palacio Legislativo, abundaron exposiciones de médicos y abogados, quienes alternativamente se pronunciaron a favor y en contra de la legalización del aborto.

La médica Natalia Gherardi expresó su apoyo al proyecto y sobre el debate acerca de cuándo es el comienzo de la vida, dijo que eso "ya se discutió" cuando en 1921 el Congreso decidió que "las mujeres no podíamos ser obligadas a poner en riesgo nuestra vida para llevar adelante un embarazo ni a continuar un embarazo producto de una violación, negando nuestra autonomía y nuestra dignidad".

Por su parte, el abogado Andrés Gil Domínguez opinó que la iniciativa no viola la Convención Interamericana de Derechos Humanos y los Derechos del Niño, manifestándose a favor de su sanción.

Desde el gremio de los médicos, Carlos Wechsler dijo que en el territorio bonaerense "no están dadas las condiciones" sanitarias para la práctica del aborto y formuló un pedido a los senadores: "Cuando se plantean las leyes, hay que saber si se pueden aplicar".

También expuso el abogado Alberto García Lema, quien fue constituyente en la reforma de 1994. Explicó que "la incorporación de los tratados internacionales debe estar de acuerdo con los principios de derecho público establecidos en la Constitución".

Abstención de Crexell

Mientras se desarrollaba el debate en comisiones, se conoció que la senadora neuquina Lucila Crexell se abstendrá en la votación del proyecto, prevista para el 8 de agosto.

Al argumentar que no la convencen los argumentos a favor y en contra, la senadora del Movimiento Popular Neuquino (MPN) adelantó su abstención. "Estoy en contra del aborto, pero también hay una realidad que no se puede ocultar. No me convence ninguna de las dos posturas, ni el rechazo ni tampoco considerar que el aborto sea un derecho subjetivo de la mujer, por eso mi decisión es la abstención".

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »